LA POLICÍA CELEBRÓ 58 AÑOS ASUMIENDO LOS NUEVOS DESAFÍOS DE ESTOS TIEMPOS DIFÍCILES

Asumiendo los nuevos desafíos de estos “tiempos difíciles”, que se avizora se “agudizaran a partir de políticas nacionales alejadas del sentir del pueblo”, la Policía de la Provincia celebro su 58 aniversario en el marco de un acto presidido por el gobernador Gildo Insfran.

Fue este sábado en horas de la mañana en Fontana y avenida 25 de Mayo, donde junto al intendente Jorge Jofre, el presidente provisional de la Legislatura, Armando Cabrera, el Jefe de Gabinete, Antonio Ferreira, se realizo la tradicional ceremonia.

El jefe policial Walter Arroyo recibió a jefes policiales de provincias vecinas (Chaco, Corrientes y Misiones) y delegaciones de cadetes de esas jurisdicciones.

El capellán policial, el subcomisario fray Salvador Miguel Gurrieri oficio una invocación religiosa, y luego evocando a todos los policías fallecidos, rememorando a los más recientes, se los homenajeo con el emotivo “presente” de camaradas ante el llamamiento que le hiciera el locutor.

El comando superior policial entrego un  reconocimiento al gobernador por el permanente acompañamiento a la labor de la institución, y el acto tuvo su cierre con un pasaje de desfile luego de los mensajes alusivos a la fecha del jefe policía, comisario general Walter Arroyo y del ministerio de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo.

El subsecretario de Lucha contra el Narcocrimen, Juan Bernabe Escobar, dio lectura al mensaje del ministerio de Gobierno Justicia Seguridad y Trabajo.

Se destaco el “tesón de los formoseños y el proyecto político que nos propusiera el doctor Gildo Insfran, como aspectos medulares de esta verdadera revolución en paz que significa el modelo formoseño, el que nos ha brindado a la par de la equidad territorial la comprensión y despliegue de todo nuestro potencial”.

Dijo que “la policía es participe activo de este proceso histórico y lo demuestra con su vocación de servir al otro, asumiendo la dimensión y generosidad del proyecto provincial”.

Pondero que “jamás en la historia provincial se invirtieron tantos recursos orientados a brindarnos una línea de vida por debajo de la cual ninguno de encuentre. Eso es trabajar para que cada formoseño viva seguro, porque la seguridad ciudadana no es un mero acto policial, sino que es la política con justicia social la garante de la paz social”.

Considero que “con ello no solo le quitamos un peso a la policía, sino que le otorgamos verdadera dimensión y trascendencia a la tarea que realiza en la construcción de la seguridad ciudadana, con la participación comunitaria que es fundamental”.

Otra faceta significada fue la decisión del gobierno en “provee los recursos materiales y dotar de un parque automotor que no tiene parangón en la historia, lo mismo que en armamentos, uniformes, logística de comunicación y tecnología aplicada a la prevención e investigación del delito”, destacando la “permanente capacitación de los cuadros policiales y su compromiso para poder estar a la altura de la hora”.

Expuso que “el desafió es alto, debemos tomar conciencia de los tiempos difíciles que vivimos y se avizora que ello se agudizara. Son la consecuencia de las decisiones políticas del poder nacional, alejadas del pueblo generando pobreza y exclusión”, exhortando a que “los formoseños estemos más unidos que nunca, porque como dijo un paisano de Pialaga III, si todos ponemos un poquito, juntos vamos a ser muchos”.

Concluyo marcando su convencimiento de que la Policía Provincial “asume con plena conciencia que no hay nada más importante que el pueblo al que nos debemos y juramos proteger con nuestras vidas”.

Jefe policial

El jefe policial, comisario general Walter Arroyo expuso que el “balance de estos 58 años el resultado fue eficaz, y la paz social que es un estado de plenitud compartida se hace visible en los actos cotidianos de nuestros conciudadanos. Se trata de un bien construido por todos, pero donde el rol de la policía como garante de la seguridad pública es esencial”.

Sostuvo que “los logros no son fruto de la casualidad ni la improvisación, sino parte de un plan estratégico de seguridad publica en armonía con nuestra conducción política nos permite sostener resultados eficientes, en el marco de un modelo de provincia donde el hombre es el centro y destinatario de todas las políticas públicas”.

Arroyo expuso que “la realidad provincial y la profunda transformación económica, social, educativa y cultural, en el contexto del modelo formoseño”, y que ello determino un escenario de “innovación de las estructuras tradicionales, dando paso a una policía de acción proactiva y de proximidad, sostenida en ejes basados en la moderna política de seguridad pública, potenciando la presencia preventiva, patrullajes próximos, participación ciudadana, coordinación y trabajo en equipo”.

 

Sostuvo que “hemos tenido grandes avances en  el concepto de policía comunitaria como metodología eficaz, no solo en combatir el delito sino incorporando el trabajo mancomunado, generando confianza y acercamiento”, subrayando el logro de una “policía con formación de excelencia, trabajando en el terreno aun en las zonas más conflictivas, identificando problemas en reuniones con vecinos”.

Destaco la “Autopista digital” ejecutada por el gobierno, dado que lleva conectividad gratuita a toda la provincia y permitió optimizar la plataforma informática policial, contribuyendo a la faz preventiva e investigativa.

Destaco la “decisión política del gobierno de des federalizar la lucha contra el narcotráfico, permitiendo atacar de manera directa el narcomenudeo y con la integración del fuero judicial especifico, la creación de la subsecretaria de Lucha contra el Narcocrimen y el IAPA. Se realizaron más de 1700 procedimientos intervención, detención de dos mil personas y a la fecha contamos con condenados por estos ilícitos”.