DESPLIEGAN AMPLIO PROGRAMA DE PREVENCIÓN Y VIGILANCIA DE ENFERMEDADES VECTORIALES

El trabajo de las brigadas sanitarias es muy amplio y no se limita sólo a las fumigaciones contra el dengue. En cada paraje y localidad está establecido un protocolo de acción, de acuerdo a los riesgos epidemiológicos, ya sea para evitar el mal de chagas, leishmaniasis, toxoplasmosis, leptospirosis u otras afecciones

En el marco de operativos que se realizan de manera anual, el Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia continúa con un amplio programa de prevención y vigilancia de enfermedades vectoriales en todo el territorio provincial.

Así, de acuerdo a un protocolo de trabajo establecido con anticipación, los equipos multidisciplinarios de salud trabajan para evitar enfermedades como Chagas, Leishmaniasis, dengue, leptospirosis, toxoplasmosis, triquinosis, entre otras.

Con ese objetivo, cada año se articulan esfuerzos para continuar con las estrategias de prevención y control de afecciones adquiridas por vectores, como ser la vinchuca o el aedes aegypti, como principal objetivo.

Sin embargo, desde la cartera de salud provincial resaltan que se trata de campañas integrales que se realizan desde múltiples enfoques. Es decir, que las actividades de las brigadas sanitarias no se limitan sólo en fumigar, sino que realizan tareas integrales en todo lo que refiere a la prevención de todo tipo de afecciones, como el Mal de Chagas o la Leishmaniasis, entre otros.

De la misma manera se trabaja para detectar todo tipo de zoonosis. Mediante relevamientos casa por casa, localidad por localidad, se articulan acciones que son inmediatas para las atenciones en cualquier nivel de la red de salud provincial.

Por otra parte, además se logra la detección de familias vulnerables y en consecuencia se brinda atención inmediata con Técnicos Materno Infantil, Asistentes Sociales y Promotores comunitarios.

Además, cada año se multiplican los esfuerzos en materia de fumigación planificada en capital como interior para erradicar al mosquito aedes aegypti.

De igual forma se trabaja en las zonas donde hay vinchucas de manera permanente.

Desde salud reiteraron que en los casos diagnosticados con la enfermedad, se brinda tratamiento oportuno, personalizado y gratuito.

Tarea integral

Cada campaña anual, tiene objetivos y acciones diferentes. Para ello, los equipos de salud coordinan tareas que tienen en cuenta cada localidad y paraje de la provincia.

Así, hasta localidades distantes como María Cristina, Lote 8, El Chorro, El Potrillo, Pozo de Maza, El Quebracho y La Rinconada, entre otros, son epicentro de acciones de la cartera de salud.

Por ejemplo, en el marco del programa operativo anual de Chagas, que es la continuidad del trabajo que se viene realizando desde hace años, en estos días el epicentro de las actividades preventivas se encuentra en en ocho localidades del oeste provincial. La finalidad de estas acciones es eliminar las vinchucas de las casa, el sostenimiento posterior del trabajo depende de lo que es la llamada vigilancia comunitaria.

En este sentido se continua para el control de la enfermedad de Chagas en la provincia de Formosa de oeste a este en los distintos distritos sanitarios y áreas programáticas. Es así que en el Departamento Ramón Lista, ubicado dentro del distrito sanitario I, se programaron trabajos en las localidades de: María Cristina, Lote 8, El Chorro, El Potrillo, Pozo de Maza, El Quebracho, La Rinconada, entre otros.

Junto a la comunidad

Desde la cartera Sanitaria contaron que en cada población donde se van a trabajar, los vecinos son avisados con anterioridad a través de los agentes sanitarios que visitan las distintas zonas que le corresponden en su ronda de trabajo. Se les avisa qué se va a hacer y cómo se va a hacer.

El equipo de trabajo en primer lugar enumera las viviendas para identificar las casas que van siendo trabajada y el estado de ella; posteriormente, se visitan esas casas, se habla con los vecinos, les explican el trabajo que se está haciendo y con su autorización revisamos el interior y el peridomicilio, o sea, los alrededores de la casa en búsqueda de vinchucas”, comentó.

Después de ese trabajo se evalúa un determinado número de vivienda y aquellas viviendas que sean positivas se realizan el rociado con insecticida.

Todo ello se realiza con la finalidad eliminar las vinchucas de las casa, el sostenimiento posterior del trabajo depende de lo que es la llamada vigilancia comunitaria e institucional porque las familias conoce de la vinchuca y si encuentra un insecto en su casa sabe que tiene que comunicar a sus autoridades sanitarias dicha presencia para poder tomar las medidas correspondientes.

A conciencia de que se tratan de vectores diferentes y enfermedades que se manifiestan distintos, se establecieron protocolos personalizados para cada caso y zona de la provincia.