ADVIERTEN QUE NACIÓN EXPONE A INFANTES A ENFERMEDADES PREVENIBLES POR VACUNACIÓN

Un cuadro realmente “gravísimo” fue el descripto por el jefe del departamento Inmunizaciones de Desarrollo Humano, licenciado Julio Daniel Arroyo, ya que se llego a stock cero de algunas dosis y sostuvo que  se está exponiendo a la población, sobre todo a los infantes, a determinadas patologías, algunas incluso erradicadas que pudieran reaparecer.

Expuso como la del meningococo una de las vacunas faltantes, sobre la cual expuso que “ya desde el segundo semestre de 2017 comenzaron los retrasos en los envíos, y finalmente en agosto de 2018 Nación suspende la dosis única que se suministraba por calendario a los adolescentes de 11 años”.

Expuso que “la situación es crítica porque en ninguna parte del país los vacunatorios disponen de dosis siquiera para los lactantes  de 3 y 5 meses y luego a los 15 meses un refuerzo. Estamos sin la vacuna, es realmente desolador el pronóstico, porque lisa y llanamente no están comprándola”.

“Teníamos un calendario robusto está siendo devastado por este gobierno nacional que está exponiendo a la población, sobre todos los infantes, a enfermedades prevenibles por vacunación”, reprocho el funcionario.

Advirtió que “también comenzaron los retrasos en el envío de otra vacuna (rotavirus) que se aplica en los lactantes a los 2 y 4 meses. Es una dosis que se aplica vía oral y tiene un sabor dulce. Este virus es una de las principales causas de gastroenteritis, produce diarrea, vómitos y puede llevar a un cuadro de deshidratación y hospitalizaciones”. Las regiones más afectadas son el Noreste y el Noroeste argentino.

“Son dos vacunas del calendario, de acceso gratuito y obligatorio, y cada vez que podemos hablar con la gente de Nación nos dicen que no disponen de las dosis para enviarlas. Aluden problemas de provisión de los laboratorios productores, con quienes tomamos contactos y nos dicen que cuentan pero no depositan el dinero”, afirmo Arroyo.

Explico que “en el caso de las dosis contra el meningococo desde el 2017 hasta la fecha nunca completaron el 100% de las dosis previstas para la provincia con un año de anticipación. A mediados de 2018 programamos lo que vamos a necesitar según la población objetivo por cada vacuna para todo el 2019, operatoria que anualmente repetimos”

Aludió a que “en el caso de la vacuna contra el rotavirus comenzó este año con los retrasos en los envíos, a diario hacemos los reclamos vía telefónica o por correo electrónico. La respuesta es que no están contando con la misma debido al atraso del laboratorio productor, y nos dijeron que para la tercera o cuarta semana de febrero estaría normalizándose”.

Considero que “lamentable que esto ocurra y la posibilidad cierta de que se atrase el esquema del niño y se lo exponga a padecer enfermedades prevenibles por vacunas. Incluso se puede dar casos de patologías que conlleven  a una internación para su tratamiento cuando una vacuna a tiempo hubiera prevenido esta situación”.

Confrontó la marcada diferencia que se dio desde 2003 al 2015, “donde antes que faltar se incorporaron más de una decena de vacunas al calendario. Sumar cada vacuna al calendario significa una suma onerosa al estado porque los costos de las vacunas son en dólares y se compran en el exterior, pero en muchísima más la inversión con las enfermedades que se previenen: Atender la afección de un niño por rotavirus que previene esta vacuna de una de gastroenteritis leve a grave”.

Significo que “se produjeron más de 14 cambios en el calendario en este tiempo de 12 años, y cada modificación significa que más personas tienen acceso a recibir vacunas gratuitas”.

Amplio diciendo que “mientras tanto, en estos últimos tres años se fue acentuando el retraso de los envíos de las vacunas y los insumos para las aplicaciones (jeringas y agujas) , se saca una dosis en el caso de la meningococo para chicos de 11 años”, graficando que “no tengo antecedentes en la historia vacunal del país que se haya dado una situación similar de llegar a tener cero stock en todos los vacunatorios argentinos, acentuando la situación caótica y critica en materia de inmunización”.

Costo elevado

“Un lactante necesita tres dosis contra el meningococo, a los 3, 5 y 15 meses, el costo de cada una ronda los $5000, o sea que una familia debe desembolsar $15000 si compra de una farmacia”, cuantifico.

Conto que “en Formosa hace muchísimo tiempo no escuchamos hablar de casos de sarampión, poliomielitis, rubeola congénita, difteria, tétano neonatal y en otras edades, se redijo a cero un tipo de hepatitis con la incorporación de la vacuna de 2005, son cada vez menos los casos de tuberculosis a partir de la vacuna de la BCG a los recién nacido”

“Si no tenemos enfermedades prevenibles por vacunación es porque el gobierno se encarga de distribuir a cada vacunatorio de la provincia esta dosis. Si dejamos de vacunar las enfermedades de la cual no hablamos volverán y afectaran a quien no esté inmunizado, e incluso pueden poner en riesgo la vida de las personas, fundamentalmente de los niños que son los más vulnerables”, expuso concluyente.