SAMANIEGO: “SE VIENE UNA NUEVA ARGENTINA”

Con miras a las elecciones primarias de agosto y los comicios generales de octubre, el diputado provincial Agustín Samaniego no dudó en pronosticar que “se viene una nueva Argentina, un país que nos merecemos y que es posible, de la mano de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner”.

En ese sentido, subrayó que “estamos convencidos de que la Argentina debe cambiar”, marcando que “estos últimos tres años y medio hemos vivido momentos muy difíciles, donde se ha destruido el trabajo y la industria”.

Reprochó que “a aquel que intentó producir no le ha ido para nada bien porque el Gobierno Nacional de ninguna manera lo ha ayudado”; en cambio, la gestión del presidente Mauricio Macri “sí ha favorecido al que especula”.

“Se ha retrocedido mucho en todos los temas: salud, educación, ciencia y tecnología, infraestructura, entre otros”, señaló el precandidato a diputado nacional por el Frente de Todos, haciendo notar que esas regresiones “han traído muchos inconvenientes en la calidad de vida de los argentinos, como la inflación, la caída del poder adquisitivo y el híper endeudamiento que nos va a hipotecar hacia el futuro”.

Se trata de “problemas muy difíciles que estamos convencidos que los vamos a resolver, pero para hacerlo hay que cambiar el Gobierno Nacional en las urnas, ya que evidentemente la propuesta de Macri, si es reelecto, es profundizar, inclusive, hacer todo esto que viene haciendo con mayor velocidad”, alertando que “mucho daño le puede hacer a la Argentina otros cuatro años más de Macri”.

Justicia social

A su vez, el diputado Samaniego, jefe del bloque del PJ en la Legislatura Provincial, reprendió que en el Gobierno Nacional “no piensan en la justicia social porque no es su objetivo central, como tampoco lo es la redistribución equitativa de la riqueza ni la igualdad de oportunidades para todos”, apuntando que “si revisamos cada una de las medidas que ha hecho este Gobierno Nacional, absolutamente todas han beneficiado a los que más tienen”.

Ejemplificó mencionando al sideral aumento de la tarifa del servicio eléctrico, acentuando que “beneficia los dueños de las empresas”, como es el caso de Pampa Energía del amigo personal de Macri, Marcelo Mindlin. “El incremento de los combustibles beneficia a los dueños de las estaciones de servicio y a los productores de combustibles -prosiguió-. La devaluación favorece a aquellos que venden en dólares y las tasas de interés altas, a los bancos”.

“Revisemos por donde revisemos, no vamos a encontrar ninguna medida que haya beneficiado al pueblo, a la mayoría, al más humilde o a la clase media”, expuso, contundente, esclareciendo que ello “está señalando cuál es el norte para ellos”.

Amonestó que “evidentemente la justicia social no es su objetivo principal ni tampoco la independencia económica, por eso han endeudado al país en más de 100 mil millones de dólares a cien años, con lo cual no sólo están comprometiendo el futuro inmediato, sino el futuro a largo plazo de todos los argentinos”.

Asimismo, de cara a los procesos electorales de agosto (las PASO) y octubre (elecciones generales), Samaniego no dudó en asegurar que “se viene una nueva Argentina, un país que nos merecemos y que es posible, de la mano de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner”.

“Va a ser difícil por la pesada herencia que va a dejar este Gobierno de Macri, que será una mochila que vamos a tener que soportar todos los argentinos, pero con confianza y con una mirada política, social y humana hacia el pueblo claro que lo vamos a lograr”, alentó por último.