EL POSITIVO BALANCE DE LA FERIA DE INNOVACIÓN Y FORMACIÓN PROFESIONAL

La coordinadora de ferias de ciencias de la cartera Educativa, Sandra Arrieta, aludió a lo mucho y buenoi que dejo la deria de innovación de escuelas técnicas y de formación profesional” que se realizó en la EPET 1 de nuestra ciudad.

“Un balance muy positivo desde el solo hecho de animarse a hacer una feria de ciencias en el ámbito escolar prueba que la relación de trabajo, vínculo con la comunidad, resolución de problemas que exceden un algoritmo va más allá de las aulas”, pondero.

Expuso que “en lo que hace a la educación técnica, agro técnica y la formación técnica-profesional, se propende a buscar problemáticas que atañen a la comunidad donde se asienta la escuela, su realidad productiva con una innovación o propuesta y resolverlas con algún tipo de proceso. Incluso obtener un producto a partir de recursos naturales aun no descubiertos o que eran mal utilizados”.

Arrieta destaco que la “feria de ciencias sirve para acercar la familia a la escuela y de allí proyectarse a la comunidad. En este muestreo, “de los 30 trabajos expuestos, 20 fueron de carácter competitivo o ponerse a consideración en este entramado de socialización y determinar a los más destacados que serán parte de la delegación provincial que participaran en la instancia nacional prevista para fines del mes de octubre y principios de noviembre en Tecnopolis”.

Explico que “este año trabajamos en la valoración que es un criterio mucho más amplio que la evaluación. No se deja de considerar el aspecto académico y el científico, pero sumamos las capacidades socio-afectivas culturales, o sea valorar a los proyectos teniendo en cuenta lo comunitario, humano y cómo impacta en la comunidad donde está inmersa”.

Y en esta novedosa estrategia de la valoración es que se destacó un proyecto de la escuela agrotecnica 9 de Pozo de Maza, donde escolares y padres indígenas presentaron una antigua rueca para hilar manualmente a la usanza de sus ancestros. Se trató de una máquina donde mostraron sus labores sino que enseñaron a hacer hilo y tejer a estudiantes de nuestra ciudad y otras poblaciones muy entremetidos con todo lo que hacían estos chicos y madres.