CLORINDA – PUERTO FALCÓN: Una caravana sin precedentes detrás de un equipo de fútbol hizo colapsar la frontera

La fila de vehículos particulares para llegar a al complejo San Ignacio de Loyola alcanzó los diez kilómetros

La movilización de hinchas del club Colón de Santa Fe detrás del sueño de ver campeón internacional a su equipo -que este sábado jugará la final única de la Copa Sudamericana ante Independiente del Valle en Asunción-, superó todas las previsiones e hizo colapsar la frontera en la jornada de ayer. Este desborde fronterizo seguiría hoy hasta que crucen los últimos grupos rumbo a la capital paraguaya.

El “cuello de botella” fue la zona de control de migraciones del lado argentino y de Puerto Falcón, hasta donde llegaban cientos de fanáticos identificados con camisetas, gorros y banderas del “sabalero”, para realizar sus trámites.

Si bien se dispuso un operativo especial para el caso de los ómnibus que paraban y eran controlados en el Complejo Polideportivo, el problema del control colapsó con la llegada de miles de vehículos particulares, cuya fila para la tarde de ayer viernes alcanzaba los diez kilómetros. Esto ocasionó dificultades a los locales para desplazarse por el carril que conduce hacia la frontera por la ruta internacional.

El tránsito vehicular se hizo lento, prácticamente a paso de hombre, en medio de cantos de aliento al equipo santafesino que por primera vez en su historia jugará la final de una copa internacional.

Los hinchas que aguardaron durante horas en la ruta, después de un agotador viaje de unos 800 kilómetros desde Santa Fe y otras localidades de dicha provincia, se encontraron con la lentitud de los controles, sin agua, comida ni sanitarios, situación que afectó especialmente a mujeres y niños que venían con la marea de “sabaleros”.

Fuente La Mañana