UNA POLICÍA QUEDÓ DETENIDA POR APROPIARSE DE UN CELULAR AJENO

Una oficial de la Policía de Formosa fue detenida por apropiarse de un teléfono celular que se le había caído a una joven cuando le retuvieron en un control de rutina para identificarla y verificar si tenía autorización para circular.

La victima circulaba a bordo de una moto y tuvo que detenerse en la avenida Napoleón Uriburu y Entre Ríos, donde varios policías –entre ellos la oficial- estaban controlando el tránsito y la tenencia de los permisos de circulación, en el marco de las medidas dispuestas por la emergencia sanitaria derivada del coronavirus.

Mientras buscaba sus documentaciones personales y el permiso para circular requeridos por los policías, el celular que llevaba en uno de los bolsillos cayó al pavimento y la joven no advirtió este hecho. Finalizado el procedimiento se retiró del lugar y regresó a su casa.

Según algunas declaraciones, la oficial vio el aparato y lo tomó del suelo, tras lo cual habría preguntado a sus camaradas si pertenecía a alguno de ellos. Tras recibir una respuesta negativa, habría decidido quedarse con el teléfono hasta que aparezca su dueño.

Lo concreto es que la dueña recién notó la pérdida de su celular cuando llegó a su casa, comenzó a llamar a su número pero nadie atendió y el sistema de GPS le indicaba que el teléfono estaba en el lugar donde había sido retenida por los policías, frente a la fábrica de tanino. Regresó al mismo sitio pero ya se había realizado el cambio de guardia, a las 14 horas, y los policías que estaban en ese momento desconocían la situación.

Realizó la denuncia por hurto en una comisaria, señalando que el rastreo satelital indicaba que su teléfono había extraviado en el control policial de la mañana. Los investigadores tomaron declaración a todos los policías que participaron en ese procedimiento y alrededor de las 21 horas, la oficial se presentó espontáneamente en el Departamento Informaciones para entregar el teléfono manifestando que había encontrado esa mañana durante el operativo de control, pero no obstante quedó detenida en virtud de la denuncia que activó la investigación.

“Cometió el error de no informar dicha situación ni devolverlo a la dueña”, dijeron desde la Jefatura de Policía, que dispuso una causa administrativa para establecer el grado de responsabilidad de la funcionaria policial, que fue separada en forma inmediata de sus funciones hasta que finalice la investigación interna.

Fuente La Mañana