OCUPANTES DE LAS CASILLAS DEL ACCESO A LOYOLA PIDEN “UNA SALIDA DIALOGADA” AL CONFLICTO

Los ocupantes de las casillas que hoy pretende desmantelar la Municipalidad de Clorinda en las inmediaciones del acceso al complejo fronterizo San Ignacio de Loyola instaron a las autoridades municipales a “buscar una salida dialogada y no traumática” al conflicto que los enfrenta.

“Aquí trabajamos unas diez familias y, por la actual emergencia sanitaria la actividad, se redujo a la mínima expresión. No es el mejor momento para que seamos reubicados en otro lugar. Aquí estamos trabajando desde hace 30 años sin molestar a nadie”, expresó una de las afectadas por esta situación en diálogo con esta Corresponsalía de La Mañana.

Reconocimiento
Por otra parte, reconoció que todos los que se encuentran en ese sector saben “que nos encontramos en situación irregular, pero hay elementos que avalan nuestra estadía, como los medidores de luz y el pago de algunos tributos al Municipio por parte de algunos de los puestos que aquí funcionan”.

“Lo del otro día nos pareció realmente una demostración exagerada de poder, tantos funcionarios que trajeron un tractor y una veintena de policías. Obviamente superó todo lo que podríamos imaginar. Por suerte, los funcionarios recapacitaron y se retiraron, y agradecemos de paso a los concejales que vinieron a interesarse por nuestro caso; tenemos entendido que plantearán alguna solución dentro del Concejo Deliberante”, subrayó otra de las personas afectadas por el conflicto.

“Creo que debe intervenir Vialidad Nacional y un juez antes de que seamos desalojados; pero de igual manera, no quisiéramos llegar a esos extremos”, concluyeron.

Fuente La Mañana