LA JUSTICIA INVESTIGA EL DECESO DE UNA PERSONA EN LA SUBCOMISARIA GUADALUPE

La víctima de 29 años en estado de ebriedad protagonizó incidentes con otra persona en un inquilinato del barrio Fontana. La policía demoró a ambas siendo trasladadas hasta el forense policial donde una de ellas pretendió agredir a la doctora y al ser llevadas nuevamente a la dependencia para la confección de actuaciones pertinentes sufrió una descompensación siendo asistida por personal médico del SIPEC quienes informaron que se encontraba sin signos vitales.

En el inquilinato se secuestró drogas y bebidas alcohólicas.

Minutos antes de las 7 de la mañana de este domingo, personal de la subcomisaria del barrio Guadalupe y de la Zona 3 del Comando Radioeléctrico concurrieron a un requerimiento policial por hecho de desorden en un complejo de alquileres ubicado por calle Maipú al 2000 del barrio Fontana de esta ciudad.

En el lugar los policías procedieron a la aprehensión de dos mujeres trans que se encontraban ocasionando desorden en evidente estado de ebriedad, expresando una de ellas que se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas, estupefacientes y pastillas, hasta que en un momento dado su amiga se alteró y comenzó a gritar, pelear y ocasionar daños en el inmueble y en un vehículo propiedad de la dueña del complejo de alquileres, siendo trasladadas en primer lugar a sede policial y posteriormente al forense donde tras ser examinadas, la víctima pretendió agredir a la profesional médica, motivo por el cual fueron trasladadas nuevamente a sede policial a los fines legales pertinentes.

Ya en sede policial una de ellas sufrió una descompensación, solicitándose en consecuencia la asistencia de los médicos del SIPEC quienes al llegar y examinar a la joven informaron que se encontraba sin signos vitales.

Se puso en conocimiento del juez Dr. Marcelo López Picabea y fiscal de turno, disponiendo el magistrado el traslado del cuerpo de la víctima hasta la Morgue del Poder Judicial y que policía científica realice una inspección ocular en el lugar donde se había producido el desorden. Tal es así que los policías se constituyeron hasta el complejo de alquileres ubicado en el barrio Fontana donde dialogaron con la propietaria del recinto, quien comentó que dichas personas habían ocasionado un desorden, peleas y dañaron su vehículo, autorizando el ingreso de los uniformados a la habitación donde alquilaba la víctima lugar donde se procedió al secuestro de varios envases de bebidas alcohólicas consumidas sobre una mesa y gramos de picadura de marihuana, procediéndose al secuestro y traslado a sede policial a los fines legales pertinentes.

Finalizada la autopsia del cuerpo de la víctima, cuyo resultado se encuentra en investigación judicial, fue entregada a familiares para velatorio e inhumación.